62 años de CARMAHE

62 años de CARMAHE

Promediando el siglo pasado se fundaba CARMAHE: TESTIGO DE LA HISTORIA INDUSTRIAL DE NUESTRO PAÍS


Un mundo signado por el final de la segunda guerra mundial y el comienzo de la guerra fría. La Guerra de Corea y la intensificación de la carrera armamentista fueron marcas de la época que el mundo vivía.

 

En la política nacional gobernaba Juan Domingo Perón, murió Eva Perón y se llevó adelante el segundo plan quinquenal en materia económica liderado por el Justicialismo (1953-1957). En junio de 1955 se produjo el tristemente famoso bombardeo sobre la Plaza de Mayo y el 16 de setiembre el golpe militar denominado “Revolución Libertadora”, se convocó a Asamblea General Constituyente, se dividieron partidos históricos como la UCR y se fundaron nuevos como la Democracia Cristiana. En 1958 llegó Arturo Frondizi al gobierno y comenzaron las conocidas “batallas del petróleo”, en las que se anunciaron acuerdos con compañías extrajeras para la explotación de petróleo en nuestro país. El mundo político y social estaba convulsionado en la Argentina, y en ese marco nació CARMAHE.

Este breve e incompleto recuento de hechos históricos permite al menos contextualizar el surgimiento de CARMAHE. La Cámara estuvo signada desde su nacimiento por los desafíos, por apostar al crecimiento del país basado en su industria, contra todos los malos pronósticos.


Fue en la década del ´60 cuando Buenos Aires inicia su carrera ferial y allí CARMAHE ya era protagonista. EMHA llevó a cabo su primer edición en 1964 a partir de una iniciativa tomada a partir de las visitas al exterior que realizaron quienes lideraban la Cámara en esos años.


Juan Giraudi, LEXTRAL recuerda que “en la 1° exposición solo podían participar las máquinas totalmente fabricadas en el país y nuestra empresa representante de Societe Alsatienne Constructions Mecaniques, había concedido la licencia de fabricación a Astarsa de una fresadora Graffestaden fu2- que se fabricaba en San Fernando, en la vieja planta Santos Vega pero con las cajas de velocidades francesas y el entonces presidente de Wecheco, no nos dejaba exponerlas, al final aceptó. Años después conversamos con colegas de CARMAHE en una cena que si ahora pretendiéramos eso no habría exposición posible. Los tiempos cambian y la tecnología también, avanza a pasos tan agigantados que no importa qué país lo fabrique, ya que casi todos los productos son un ensamble de los elementos más avanzados tecnológicamente no importa su origen, lo que vale es el producto final.”


La década del 70 (marcada por la violencia política y estatal en el país) estuvo signada en materia industrial mundialmente por la modernización de procesos y la década del 80 por el surgimiento de la automatización flexible. Comenzó a hablarse de la aplicación robótica y de la tecnología CAD-CAM, acompañada con una revolución en materia de herramientas de corte.

Con el advenimiento de la democracia en nuestro país, también se fortalecieron los vínculos internacionales. Se abrió una nueva etapa de trasformación técnica, basada en el resurgimiento de la industria nacional de máquinas y con un gran impulso en alianzas y acuerdos con firmas líderes de los países más desarrollados en la materia como USA, Alemania e Italia. Es también en esta década cuando comienza en el mundo el avance de las marcas de Oriente hacia Occidente y se perfila el crecimiento de las industrias de Japón, Taiwan, Corea China.


Conocí a CARMAHE por medio de capacitaciones sobre máquinas CNC transmitiendo conocimientos aplicados que brindaba en el 1985, siendo yo joven especialista de Mercedes Benz Argentina. Hoy a más de 30 años CARMAHE continúa transmitiendo conocimientos pero ya sobre Industria 4.0, Robótica, Impresión 3D… la tecnología cambia, pero el espíritu CARMAHE se mantiene!! Es un ejemplo en la gestión y en la responsabilidad de generar los recursos para asistir a sus socios con un staff profesional”, aseguró Aldo Di Federico, de AMS - ADVANCED MACHINE SYSTEMS-.


CARMAHE en Argentina mantuvo durante toda su historia, y lo hace aun, la organización de la Ferias Internacionales, que permitían que las empresas del sector conocieran los avances, adquirieran tecnología y salieran a competir el mundo.

Florencia Vitale, de BIPRESS asegura que “tenemos muchas experiencias compartidas, pero lo más destacable son las ferias, en FIMAQH compartimos momentos muy importantes con empresas amigas, conocidas y próximas a conocer con quienes poder intercambiar ideas del sector, y futuros desarrollos, proyectos y caminos a seguir”.

Llegado el siglo XXI la revolución tecnológica aplicada a los procesos industriales es implacable y nuestro país continúa siendo un escenario cambiante en materia económica, política y social. Esa inestabilidad genera problemas para la industria, no favorece inversiones duraderas, procesos de crecimiento continuo, pese a lo cual desde la Cámara y junto a las otras asociaciones del sector se continúa agiornando el mercado local y potenciando el trabajo de las empresas nacionales de cara al mundo.
CARMAHE nos acompañó en los momentos más complicados vividos por nuestra empresa durante el gobiernos anterior y cuando teníamos tremendas restricciones para importar cualquier producto. Nos han asistido y acompañado, obteniendo en algunos casos resultados que por nuestra gestión individual no hubiéramos logrado”, destacó Roberto Salazar de MESS SA.

Este año 2018 Buenos Aires vuelve a ser escenario de la mayor feria de la industria productiva que se realiza en nuestro país y referente en la región, FIMAQH sigue crecimiento y CARMAHE sigue siendo protagonista.

Pero CARMAHE no es un sello, no es una sigla, es un colectivo de personas, hombres y mujeres que hacen la industria, que ponen tiempo, dedicación, conocimiento al servicio de interés común. Para representar a las empresas ante organismos públicos, para realizar misiones comerciales al exterior, para capacitarse y capacitar, para relacionarse con otros sectores pilares del crecimiento como lo es el educativo. CARMAHE es una suma de voluntades que entienden la competencia como parte del crecimiento y que saben que el país lo hacemos entre todos. El centenar de socios de la institución, los jóvenes a cargo de la Comisión Directiva actualmente, son el mejor legado de sus fundadores.

El mundo cambia, CARMAHE también, pero siempre sobre sus bases sólidas, sus valores y principios de favorecer el desarrollo comercial y tecnológico de la industria, impulsando la fabricación nacional, el comercio exterior e interior y sosteniendo lo principios éticos de la libre competencia comercial.